¡Comparte en redes sociales!

El sistema de pensiones en España: ¿Es un sistema obsoleto?

¿De verdad eres consciente que si la esperanza media de vida es de 83 años (y va en aumento) vas a estar en situación de persona jubilada durante un período mínimo de 17/20 años durante los cuales vas a tener que vivir de tu pensión, y esa pensión la tienes que confiar al gobierno de turno?

Resulta paradójico que a todos empieza a rondarnos esa pregunta, precisamente a medida que nos acercamos a la edad de jubilación, pero si empezamos a abordar el problema desde mucho antes, e incluso desde el mismo instante en que nos incorporamos al mercado de trabajo podríamos conseguir un resultado mucho más fructífero al inicio de nuestra situación laboral pasiva.

Cuando hablaba con mi padre acerca de su inminente jubilación, utilizaba una frase muy corta pero contundente: “Como Me Ves Te Verás”. Esa reflexión cargada de profundidad, tenía un fallo: NO ERA DEL TODO CORRECTA. Me explico: para él llegar a la jubilación suponía que tener GARANTIZADA de antemano una renta que le permitiría vivir, digamos… con cierta comodidad, y que lo mismo nos ocurriría a sus hijos y nietos.

Esa garantía se la proporcionaba el actual sistema de pensiones basado en el principio de solidaridad o de reparto de manera que las cotizaciones de las personas que trabajan hoy generan los fondos suficientes para que la Seguridad Social pague las pensiones.

Decía que no era del todo correcta, porque para que se cumpliese la garantía comentada se tenían que dar 2 principios básicos:

  1. Mantener unas tasas de paro entre el 4%-6%.
  2. Presentar una pirámide de población con una base más ancha que la cúspide.

y desde hace años, la tasa de paro no baja del 15%, se acelera el envejecimiento de la población, y además esa desconfianza se incrementa con los mensajes contradictorios que lanzan los partidos políticos sobre la seguridad del sistema público de pensiones.

Lo comentado apunta claramente a que el sistema en el confiaba mi padre, no se vaya a mantener por sí solo en el tiempo. Es a todas luces un sistema insostenible, y no se puede pretender darle sostenibilidad, ante las cada vez menores cotizaciones en número e importe, por lo que habría que trabajarlas a partir del incremento de impuestos.

Ya es un síntoma claro cuando el propio Banco de España aboga por abandonar el sistema de reparto comentado, y pasar al modelo de la “mochila austríaca” es decir que la aportación mensual que realiza la empresa como cotización por ese trabajador, vaya dedicada a ese trabajador, de manera que en su “mochila” se vayan acumulando dichas aportaciones hasta el momento de la jubilación, y caso de que cambie de trabajo las lleve consigo (lo que fomentaría la movilidad laboral), o si fuese despedido la indemnización que le correspondería sería el contenido acumulado en su mochila. Este modelo parece que tendría validez de cara a la sostenibilidad de las pensiones, pero sus detractores argumentan que podría suponer por un lado un incremento de los costes laborales, y por otro que, para las personas en activo, en caso de despedido, tendrían la indemnización que portasen en su mochila, sin distinguir entre fijos o temporales.

La lectura de los párrafos anteriores nos avoca, ante la incertidumbre del montante de nuestras futuras pensiones, a la obligatoriedad de recurrir a diferentes sistemas de ahorro/capitalización.

El debate se intensifica cuando el principal producto que servía más o menos a nuestros fines: los Planes de Pensiones, además pierden atractivo año tras año.

Me explico: no podemos olvidar que el principal elemento diferenciador que tienen los Planes de Pensiones frente a los demás productos de previsión es la ventaja fiscal  que supone la deducción fiscal de las aportaciones, directamente de la Base Imponible del IRPF, pero que nadie olvide  que  no es ni más ni menos un diferimiento en el tiempo de la tributación de las mismas, ya que en el momento de la jubilación cuando recibamos los fondos acumulados, bien en forma de renta o en forma de capital, tributarán como Rendimientos Netos del Trabajo. Pero además, esa ventaja tiende a desaparecer, si hasta hace unos años, el importe máximo de la deducción era en general de 8.000 euros (se podía incrementar en determinados casos), en 2021 se ha limitado a 2.000 euros, y para 2022 se fija en 1.500 euros. 

Entonces con qué alternativas contamos?… (continuará)

Si quieres mejorar tu futuro en el mundo financiero, nuestro Máster en Dirección Financiera, Contable y Control de Gestión te ayudará a conocer la profesión desde dentro de mano de profesores en activo, considerados profesionales destacados en el sector. Con ellos aprenderás todo lo que debes saber para ser un gran profesional en el mundo de las finanzas. ¿Hablamos?

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas las novedades

Información básica sobre protección de datos.
Responsable del tratamiento: Mainfor Soluciones Tecnológicas y Formación S.L.U.
Finalidad: Gestionar su suscripción a la newsletter.
Legitimación para el tratamiento: Consentimiento explícito del interesado otorgado al solicitar la inscripción.
Cesión de datos: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: Podrá ejercitar los derechos de Acceso, Rectificación, Supresión, Oposición, Portabilidad y, en su caso Limitación, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en https://www.mainfor.edu.es/politica-privacidad
Blog Master Df

Leave a Comment